jueves, 17 de enero de 2008

En blanco

este es el último poema.
cualquiera es un verso último.
porque no hay donde enfrentarse
porque caer despacio y solo
vale tanto como no caer en absoluto
porque las esquinas no tuercen a ninguna parte
y ya no quedan plazas en que perderse
ni periódicos con que abrigarse.
si tienes fuerzas, yérguete y llora.
la esperanza es un rencor inocente.

1 comentario:

Joan deu Peiroton dijo...

Esto era el último poema...del dia
(más bien de la noche)...
Gracias a Dios, o a Mika, no era el último de todos los últimos!