jueves, 12 de junio de 2008

elena (recitativo) fragmentos

es muy antiguo el desorden que nos precede

(o baste como)

si pudiera decirte en la estadística de dios

solo que dios no existe
pero en tu interrogarte

y sometas los nombres y su descendencia
al ritmo de maternidades
en mí ausentes

(maternidad de fiera insomne que se crece (se crece) en el vacío)

y se amamanta

hasta el último vestigio
hasta que la memoria cede y devora el olvido
que más que nunca no será ni fue

tan despacio los límites aprenden su mitología
(no bounderies paths perhaps)

o aunque todo esté ya dicho

si tan solo pudiera abrazarme a la cuna de mis estados cuánticos
estar que no estar
en la indeterminación estar (refundarme)

y alguien me gritase desde muy lejos

minino qué tú eres ¿gato? ¿gato? ¿gato?

y respondiese Sííí gato gato un gato enamorado
y les dejase mi sonrisa
como un sombrerazo (para despistarles)
(nadie sepa si vivo o no vivo
si muero o no muero o qué pasa qué cosa es esto dime)

entonces:

las miradas las viejas las cansadas
pero no tú
no en tus errores muy humanos
no en mi derrumbarte desde los cimientos
no en mi caer porque caigo
en tu peregrinaje en tu anhelo

(para qué traficar con palabras lo que sentimos)

al final que el niño una noche
temblando se asoma a los pasillos
y no llora
solo espera
quieto como un pelele
indefenso (eres tú o yo o todos)

(la inocencia en la inocencia el hueso al hueso)

porque los huesos no toleran indiferencia

(un azar si acaso)

que llama a la mañana y nos encuentra
desnudos
mordidos por la intemperie
casi desmembrados
pero enteros sinceramente elementales

porque la vida no tolera menos vida

y en tu ignorancia
en cuanto intuyes que no intuyes
dejándome serte infiel y traicionarte
te me cumples hasta derramarte
por mis sueños de políglota sordomudo

porque todas las almas están perdidas
pero nadie sabe nada de mañana

excepto quizás quizás

(o baste como)

si concibieras el desorden y nos contuviera
no antes ni más tarde (ahora)

3 comentarios:

Uno que pasaba por aquí dijo...

Uffffffffffff terriblemente bello.
Hay fragmentos que duele leer como en la vida hay momentos que duele vivir. Gracias por los versos.

Anónimo dijo...

Quizás somos el gato

de Schrödinger o Carroll

La sonrisa que flota

viva o muerta

o ambas cosas

Como todo lo que sucede

--VisiTanteAccidenTaL--

Otro que pasaba por aquí dijo...

Sigo volviendo a releerlo pasado un tiempo. Y con una frecuencia estimada en 6 meses, o menos.
Depende.

Ya sé que no dejamos de escribir, sólo que a veces se nos olvida para qué lo hacíamos.
Yo nunca lo supe.
En tu caso gracias por estos versos que vuelven a mi vida cada vez que quiero porque tú los compartes.

Un saludo